Incentivos económicos para los alertadores: Pros y contras

Analizamos de cerca las ventajas y desventajas de estos incentivos económicos dentro de los programas de ética y compliance

Murray Grainger

Secciones

En octubre de 2021, la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos (CFTC por sus siglas en inglés), anunció que había concedido casi 200 millones de dólares a un solo alertador, es decir, la mayor recompensa económica jamás pagada en el marco de un programa de denuncia de infracciones. Esta medida reavivó el debate sobre las recompensas económicas para los alertadores. En este artículo, vamos a explorar la situación legal en diferentes países y a examinar si realmente las recompensas funcionan.

Illustration people walking to a mobile phone where another person is handing out coins.

Situación jurídica de los alertadores en Europa

La mayoría de los gobiernos europeos hace tiempo que se sienten incómodos con la idea de pagar recompensas monetarias a todo aquel que informe sobre una irregularidad. Además, la Directiva UE de Protección de los Denunciantes, que debe ser aplicada por los Estados miembros europeos antes del 17 de diciembre de 2021, no contempla entre sus medidas recompensas para los alertadores. 

Un gran número de países europeos rechazan explícitamente la introducción de incentivos financieros para los alertadores. Entre ellos se encuentran Alemania, Austria y Suiza. Sin embargo, existen las siguientes excepciones: 

Estados Unidos: pionero de las recompensas a los alertadores

La situación es diferente en Estados Unidos, donde existen cuatro programas principales de recompensas: el programa de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC), que recompensa la denuncia de infracciones de la legislación federal sobre valores, la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (CFTC) que premia la denuncia de infracciones de la Ley de Intercambio de Productos Básicos, el programa del Servicio de Impuestos Internos (IRS), que recompensa la denuncia de fraudes fiscales o pagos indebidos y, por último, el programa de la Ley de Reclamaciones Falsas, que recompensa la denuncia de fraudes contra el Gobierno. Aunque todos ellos tienen normas y procedimientos diferentes, en el programa de la SEC, el gobierno debe recuperar al menos un millón de dólares estadounidenses de las revelaciones del alertador para poder emitir la recompensa y suelen recibir entre el 10 y el 30% de la cantidad recuperada. En otros lugares, los reguladores canadienses, australianos y surcoreanos han adoptado planes de recompensa similares.

En Estados Unidos, estos programas están experimentando una tendencia al alza a la hora de reportar denuncias. En noviembre de 2021, el programa de la SEC informó de que había pagado más en recompensas a los alertadores en el año fiscal 2021 que en todos los años anteriores desde que se crease hace algo más de una década.

Argumentos a favor

Las diferentes posturas con respecto a las recompensas a los alertadores en Europa y en Estados Unidos, junto con las cantidades récord pagadas, ha centrado inevitablemente la atención en la cuestión de si es correcto incentivar económicamente la denuncia de irregularidades. 

Los defensores aseguran que los informantes sufren personal y profesionalmente si deciden hablar. A menudo pierden su trabajo y pueden ser condenados al ostracismo por su profesión. Como resultado, quizás tengan que contratar a un abogado con un coste personal significativo como parte de un proceso que podría durar muchos años. Las recompensas a los denunciantes, según algunos, ayudan a compensar esta carga financiera. Tom Mueller, autor del libro de 2019 » “Crisis of Conscience: Whistleblowing in an Age of Fraud” escribe que recompensa, es la palabra incorrecta; cualquier compensación financiera para los alertadores sería mejor descrita como «un pago a tanto alzado de valor neto por una carrera perdida».

Además, los estudios realizados en los últimos años confirman que los programas de recompensa en EE. UU. han funcionado bien y han aumentado la detección y disuasión de los delitos de forma rentable. En abril de 2021, un estudio de la Harvard Business School analizó a 1.600 alertadores que iniciaron demandas contra la Ley de Reclamaciones Falsas entre 1994 y 2012. El estudio determinó que cuando los denunciantes respondían a los incentivos financieros presentando más demandas, sus denuncias tendían a ser más serias y creíbles y, quizás lo más importante, el resultado final de las demandas mejoraba.

Un estudio del Institute of Transition Economics de Estocolmo, publicado en junio de 2021, hizo hallazgos similares y también fue más allá para refutar la objeción más comúnmente sostenida a las recompensas: que socavan los esfuerzos de cumplimiento de las empresas. El documento informa de que el 83% de los alertadores informaron internamente antes de acudir a la SEC y el 90% (113 de 126) de los que presentaron reclamaciones en el marco del programa de la Ley de Reclamaciones Falsas) habían contactado primero con un supervisor.

Argumentos en contra

Los críticos de la idea afirman que las recompensas económicas «desplazan» la motivación moral intrínseca de los alertadores. Los que denuncian deben hacerlo por un intachable sentido de la rectitud y el deber cívico, no porque puedan beneficiarse de ello. Algunos investigadores han expresado su preocupación por los costes de administración de los programas de recompensa y por el hecho de que los costes superen los beneficios recibidos en términos de información sobre conductas ilegales. Muchos dicen que podría dar lugar a denuncias falsas (aunque no hay pruebas de que esto sea cierto; de hecho, muchos estudios, como el de Transparencia Internacional y el del Institute of Transition Economics de Estocolmo, han constatado lo contrario). 

Cálculo de las recompensas para los alertadores

En el sector financiero es relativamente sencillo calcular una recompensa: en la mayoría de los países que cuentan con sistemas de incentivos para los alertadores, éstos suelen ser recompensados con un porcentaje del dinero que el gobierno recupera como resultado de la información proporcionada. Sin embargo, hasta ahora se ha prestado poca atención a cómo podrían funcionar los sistemas de recompensa en otros sectores. ¿Qué pasaría si las irregularidades denunciadas no generaran financiación? Las infracciones en otros ámbitos, como la salud y la seguridad o los daños al medio ambiente, podrían considerarse igual de graves, quizá incluso más desde el punto de vista del interés público, que los abusos financieros. ¿Se calcularía la recompensa en función del valor de interés público de la información descubierta y, en caso afirmativo, cómo puede calcularse el propio valor de interés público?

Estructura y puesta en marcha de un programa de incentivos para las denuncias

 ¿Cómo podría funcionar un programa formal de incentivos para reportar denuncias?

La cuantía de la recompensa es un tema muy debatido. Nadie discute que la recompensa de 200 millones de dólares pagada por la CFTC en 2021 fue una cantidad significativa de dinero y, en consecuencia, algunos críticos han cuestionado si un incentivo más bajo -por ejemplo, 30 millones de dólares- que la SEC realmente consideró, podría haber dado un resultado similar. Sin embargo, ¿un premio máximo de 30 millones de dólares sería un incentivo suficiente para alguien que está en camino de convertirse en un alto ejecutivo en finanzas, un individuo que esperaría ganar millones cada año durante una década o más? 

En lo que respecta a los sectores no financieros, David Hencke, periodista de investigación que se centra en los alertadores en el servicio de salud del Reino Unido, considera que los incentivos proporcionarían un fuerte voto de confianza en el valor de la información que los denunciantes proporcionan. »Habría que desarrollar alguna estructura que ayudara a compensar el daño a las carreras de los alertadores y los costes personales en los que incurren», dice Hencke. »Muchos denunciantes acaban hipotecando sus casas para pagar los costes legales, así que un buen punto de partida para cualquier programa de incentivos sería el reembolso de los costes».  

Algunos críticos también consideran que cualquier programa de incentivos para los denunciantes debe incluir también un elemento disuasorio que, según ellos, elimine la preocupación de que los incentivos puedan dar lugar a denuncias falsas. Buccirossi, Immordino y Spagnolo han argumentado que cualquier programa de incentivos debería centrarse en lograr un equilibrio entre incentivos atractivos y sanciones severas contra la difamación, o el perjurio. También podría controlarse mediante la adopción de un estándar de prueba más estricto para la información proporcionada por los testigos que puedan beneficiarse de una condena.

En resumen

No cabe duda de que los países que ofrecen recompensas envían la señal positiva a los alertadores de que su información es valiosa y de que sus derechos y su protección se toman en serio.  

Sin embargo, en última instancia, siguen siendo un experimento en todos los países. Estados Unidos ofrece algunas pruebas positivas de que las recompensas han tenido éxito. Sin embargo, el nivel adecuado de la recompensa, cómo sería un programa de recompensas fuera del sector financiero y si los elementos disuasorios son apropiados para desalentar las denuncias falsas son áreas que requieren una mayor consideración.

La protección de los alertadores en las empresas- Cómo implementar un canal de denuncias eficaz

Implante con éxito un canal de denuncias en su organización.

Comparta este artículo en:

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
EQS Integrity Line contact image Murray Grainger | integrityline.com

Murray Grainger

Country Manager Spain & Portugal | EQS Group
Murray Grainger es Country Manager de EQS Group para España y Portugal y apoya a las empresas con sus programas de Ética y Compliance. En su función, asesora a los clientes sobre las mejores prácticas y procesos para proteger y mejorar el entorno laboral.