La denuncia anónima: Por qué las empresas deberían permitirlo

5 razones por las que implementar canales de denuncia anónimos en las empresas
Moritz Homann
Secciones

Muchos de los grandes riesgos que acechan la reputación de las empresas suelen permanecer ocultos. Con frecuencia, los empleados no informan sobre irregularidades en su entorno laboral por miedo a ser descubiertos, lo que conlleva a que los problemas no salgan a la luz. Es en ese contexto, donde los canales de denuncia anónimos pueden animar a las personas a dar la cara y a revelar información valiosa antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué es la denuncia anónima?

La denuncia anónima es un proceso mediante el cual las personas pueden presentar una denuncia sin tener que revelar su identidad. Para ello, las empresas deben garantizar que la persona que denuncia no pueda ser identificada por sus atributos personales (departamento en el que trabaja, dirección postal, número de teléfono, voz, estilo de redacción, etc.). Finalmente, todos los datos transferidos por la persona deben ser procesados y almacenados de forma encriptada.

¿Cuáles son los argumentos a favor de implementar canales de denuncia anónimos?

Es mejor para el informante

El anonimato ayuda a reducir el riesgo de que los alertadores sean descubiertos. Por lo general, la primera vez que un empleado quiere plantear una denuncia suele sufrir una gran incertidumbre. Puede, por ejemplo, temer represalias, así que hay que considerar el «acto de denunciar» como un paso realmente valiente.

Las investigaciones sugieren que los informantes prefieren utilizar canales anónimos. Según indica el Informe de Informe de Denuncia de Irregularidades 2019, en el caso de las empresas que ofrecían la opción de presentar denuncias de forma anónima, el 58% de las denuncias iniciales se presentaban en dicha modalidad.  

Si las organizaciones ofrecen a los trabajadores la posibilidad de permanecer en el anonimato al plantear sus preocupaciones, ayudan a crear confianza en el proceso mismo de denuncia. El objetivo es trasladar a los empleados el mensaje de que abordar un problema es más importante para ellos mismos y para la empresa que tratar de señalar a un compañero.

Los informantes suelen identificarse más tarde

Según el Informe sobre la denuncia de irregularidades de 2019, un tercio de las personas que eligieron presentar su denuncia de forma anónima también optaron por revelar su identidad durante la investigación posterior, lo que demuestra que las personas se sienten más cómodas una vez han ganado confianza con el proceso.

Es mejor para la empresa

Si un alertador experimenta miedo a las represalias, es lógico que denuncie menos. De ser así, la empresa termina perdiendo información de gran valor y los daños posteriores pueden ser significativamente mayores para la empresa. En este caso, permitir la denuncia anónima contribuye a destruir prejuicios y anima a un mayor número de personas a denunciar. Eso ofrece a las empresas un mayor grado de protección frente a riesgos difamatorios.

Evita denuncias abusivas

Una inquietud que se observa con frecuencia sobre los canales de denuncia anónima es el temor de que los alertadores puedan hacer un mal uso de ellos, como, por ejemplo, presentar denuncias falsas o difamatorias que pretendan perjudicar a empleados concretos o a la empresa en general. Sin embargo, una evaluación estadística llevada a cabo en el Informe sobre la denuncia de irregularidades de 2021 indica que la posibilidad de presentar denuncias de forma anónima no influye en la proporción de denuncias improcedentes.

Ya está disponible un sistema que garantiza la comunicación anónima

A la hora de implantar un canal de denuncia, las empresas disponen de una amplia gama de canales de denuncia para elegir. El buzón, un correo electrónico o las líneas telefónicas son sin duda los más rápidos y baratos de instalar, pero, aunque el anonimato de los informantes que utilizan estos canales puede conservarse, este no puede siempre garantizarse. En el caso del buzón, los alertadores deben tener mucho cuidado para no ser vistos al depositar su denuncia; los correos electrónicos pueden ser rastreados, y las voces telefónicas se pueden reconocer fácilmente.

Afortunadamente, ahora hay nuevos sistemas digitales en el mercado que protegen la identidad de los alertadores y permiten un seguimiento bidireccional. En caso de que la persona que gestiona la denuncia necesite información adicional, estos sistemas también facilitan que los alertadores envíen archivos y documentos de forma segura.

Canales de denuncia anónimos en el contexto del Proyecto de Ley de Protección de Informantes

¿Debo implementar un canal de denuncia anónimo en mi empresa a pesar de que el nuevo Proyecto de Ley de Informantes proteja mejor a los empleados?

Aunque el nuevo Proyecto de Ley de Protección de los Informantes no especifica cómo deben tratar las empresas las denuncias anónimas, deja claro que estas deben mantener sí o sí la confidencialidad de la identidad de los informantes (si esto no se cumple, las empresas se enfrentan a sanciones).

Mi recomendación clara es optar por la implementación de un canal de denuncia anónimo. Aunque el nuevo Proyecto de Ley de Informantes protege a los informantes de algunas situaciones delicadas (despidos o destituciones), no supone ninguna garantía contra otras consecuencias negativas consideradas más «irrelevantes», como las miradas en los pasillos o el hecho de que ya no te inviten a tomar algo después del trabajo. Si bien ninguna directiva o ley puede proteger a un alertador de estos comportamientos, el anonimato sí puede hacerlo. Así pues, hasta que no se produzca un cambio cultural global en el que los alertadores dejen de ser vistos como traidores y pasen a ser «héroes», el anonimato seguirá siendo una prioridad para su protección.

La protección de los alertadores en las empresas- Cómo implementar un canal de denuncias eficaz

Implante con éxito un canal de denuncias en su organización.

Comparta este artículo en:

Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Moritz Homann contact image | integrityline.com
Moritz Homann
Managing Director Corporate Compliance | EQS Group
Moritz Homann es responsable del departamento de productos de Cumplimiento Corporativo en EQS Group. En su función, supervisa el desarrollo estratégico de soluciones digitales adaptándolas a las necesidades de los responsables de cumplimiento en todo el mundo.